Los ultrasonidos son ondas vibratorias y sonoras de distintas frecuencias que no son perceptibles por el oído humano. Se aplican mediante un cabezal de pequeño diámetro, que se traslada lentamente de forma circular sobre la zona a tratar, mejorando el metabolismo local. Esta técnica no es dolorosa y aporta efectos terapéuticos comprobados como:

  • Aumento del riesgo sanguíneo.
  • Cambio en la viscosidad.
  • Efecto analgésico.
  • Relajación muscular.
  • Celulitis.
  • Acumulaciones de grasa localizadas.
  • Edemas.
  • Cicatrices.
  • Estrías.
  • Trastornos circulatorios localizados.